-:BENEFICIOS:-

6. Siga este consejo para evitar sentirse intimidado por la idea de meditar…

Siga su respiración.

Si la idea de “meditar” le asusta, intente modificar su perspectiva. En lugar de practicar la meditación, simplemente detecte y siga su respiración. Haga a un lado las ideas preconcebidas acerca de la meditación y simplemente comience por respirar.

La próxima vez que se disponga a meditar, enfóquese únicamente en su respiración. Sienta cómo se infla su abdomen, llenando su torso desde el ombligo hasta la clavícula. Note la sensación de aire fresco entrando por sus fosas nasales y el aire cálido que exhala.

Dado que los pensamientos surgirán inevitablemente durante su práctica, déjelos pasar junto con sus respiraciones. En su lugar, piense en el suave ritmo de sus inhalaciones y exhalaciones. Sienta cómo este simple ejercicio conecta su mente con su espíritu, preparándolo para lo que está por venir.

Share