-:BENEFICIOS:-

4. La clave de la meditación es…

Ponerse cómodo.

Piernas cruzadas, espalda recta, palmas hacia arriba; es probable que ya esté familiarizado con la postura típica de la meditación. Fue diseñada de esta manera, en parte, para ser ligeramente relajante sin inducirlo al sueño. Para muchos, sin embargo, esta posición es restrictiva y, a menudo, incómoda.

Especialmente para quienes padecen de dolor de espalda o problemas de circulación, cruzar las piernas o sentarse en el suelo puede ser doloroso, en lugar de favorecer la relajación y la tranquilidad. Si la incomodidad lo desconcentra de su práctica, tome un descanso de la posición tradicional para meditar. En su lugar, intente meditar sentado en una silla cómoda; sólo asegúrese de mantener su columna recta y su cabeza levantada.

Su mente es más propensa a divagar si su cuerpo está flojo. Para asegurar que su mente y cuerpo estén activos en el proceso, relaje el cuello y los hombros y mantenga los ojos cerrados mientras medita. Obtendrá aún más beneficios de la práctica si mantiene una postura cómoda aunque erguida.

Share